cargando...

12 abril 2022

Cómo «controlo» mi ansiedad

Cómo «controlo» mi ansiedad

El otro día vi este tweet de @AngelusRyu en el que pide técnicas para días de ansiedad.

Yo, como persona que sufre ansiedad desde hace años sin saberlo y desde hace meses sabiéndolo, tengo unas cuantas. Y lógicamente, al tener yo ansiedad frecuentemente, cualquier información que me llegue sobre el tema, es más que bienvenida. Obviamente, antes de responder a la chica he leído las respuestas al tweet para ver si lo que yo pienso ya lo ha dicho alguien y no repetir, pero el caso es que no.

Mis técnicas/consejos/cosas que hacer cuando tengo ansiedad, te las contaré más adelante.

Lo importante y primero, es entender qué es la ansiedad y cómo se manifiesta.

No voy a profundizar en qué es porque el post va dirigido a quienes la sufren como yo.

Si te diré que se manifiesta de muchas maneras y por eso mi ansiedad puede ser muy distinta a la tuya y por lo tanto, las cosas que yo hago pueden que te sirvan o puede que no.

Quizá te preguntes por qué. Vamos por partes.

Siempre digo que la ansiedad no se entiende hasta que se tiene. Es como romperse una pierna. No sabes el dolor que se siente hasta que te la rompes tú. Es así, por mucho que leas sobre la ansiedad y por mucho que te cuenten, hasta que no te toca a ti, no sabes lo que es. Y esto no lo he sabido hasta tenerla de manera diagnosticada y siendo plenamente consciente de ella. Lo digo porque puede que sepas que tienes ansiedad, puede que te lo haya dicho un médico, puede que lleves ya varias sesiones de terapia psicológica y aun así… no entiendas lo que es. A mí me costó meses entenderla una vez me diagnosticaron ansiedad. Y creo que aún no la entiendo del todo. Pero como digo, es mi ansiedad, no la tuya, ni la de tu vecina. Mía y sólo mía. No me la quites, que llevo ya años con ella y me ha cogido cariño.

Resumiendo mucho, mi ansiedad viene de una serie de problemas intestinales y por lo tanto, se manifiesta principalmente atacando ahí, al estómago: pinchazos, dolores abdominales, hinchazón, diarrea y unos retortijones tremendos que hacen que tenga muchas ganas de ir al baño.

Ganas que a veces son falsas y a veces no, pero que son tan pero tan enormes, que soy totalmente incapaz de razonar, escuchar o expresarme.

Vamos, que me anula como ser humano y me convierte en un animal salvaje que se mueve por instinto. En este caso, el de sobrevivir para no cagarme encima, básicamente. Cosa que por otro lado es bastante improbable que suceda, pero claro, yo no pienso en que no va a pasar. Tu pienso que si va a pasar.

Bien, volvamos al tweet de la chica. Todas las respuestas que leí decían casi siempre lo mismo y lo de siempre:

  • Mindfulness.
  • Entretente con algo.
  • Haz deporte.
  • Queda con amigos.
  • Bebe mucho té/agua.
  • Sal a caminar.

Y más cosas que son de primero de consejito fácil si buscas “como superar la ansiedad” en Google.

No estoy diciendo que todas estas cosas no vayan bien y no sean buenos consejos, porque yo mismo las hago prácticamente todas. Pero todo esto va bien para prevenir la ansiedad. Es decir, si las haces a diario, es menos probable que te de ansiedad.

Hasta ahí bien, mucha gente empatizó con la chica y se crearon varios hilos sobre el tema, algunos más interesantes que otros.

Pero pongamos un ejemplo para llegar a donde yo quiero:

¿Qué haces si estás en un autobús en un viaje largo, te da ansiedad y no sabes qué te pasa porque nadie te ha enseñado a entenderla y controlarla?

No puedes bajarte. No tienes baño. No puedes hacer ninguna de esas cosas que te han dicho que van bien para combatir la ansiedad. Estáis solos, tú y tu ansiedad.

Ok, el primer paso es reconocer que eso es ansiedad. No te pido que la entiendas, pero sí que sepas que la tienes. Y pensar que no te va a matar y que por mucho que lo pienses, es mejor cagarte encima que morir. Yo al menos lo creo. Pero vale, vamos a intentar no cagarnos encima y hacer algo para sobrellevar mejor la situación y aquí es cuando entran en juego mis “truquis” para poder llevar mejor (que no bien) estas situaciones.

Y si te los cuento, es porque son las cosas que hacía cuando tenia ansiedad sin saber que era ansiedad y me funcionaban y ahora que lo sé y comienzo a entenderla, pues me ayudan aún mas.

Son los siguientes:

  • Tener una playlist de música tranquila que relaciones con algún lugar en el que te sintieras bien y relajado.En mi caso, es una playlist de Chillhop que me recuerda a cuándo viajé yo solo a Japón. En ese momento tenia ansiedad (aunque no sabía que lo era) y para calmarme me ponía SIEMPRE la misma playlist. Esta es: Lofi Chill Beats: Spring Edition de ChillHop. No sé, a mi me funciona. Me pongo los auriculares y me concentro en la música.
  • Crema de manos. Me gusta siempre tener las manos limpias e hidratadas. Raro es el día que salgo de casa sin gel o crema de manos. Pues bien, encontré una cuyo olor me calma tanto o más que la música. En serio. A veces no hace falta ni que me ponga la crema. Sólo con abrir la tapa y olerla, consigo calmarme. En este caso, la crema es The Ritual of Hammam Body Cream de la marca Rituals. Bueno, es body cream, pero yo la uso para las manos, ¿qué pasa?. No lleva nada raro, eucalipto y romero, pero me recuerda a la sauna turca de los balnearios y no sé si has estado en alguna, pero es imposible no calmarse si estás ahí.
  • Respirar profundamente. Vale, esto si te lo dirá cualquiera, pero funciona. De hecho, es lo que hago ya de manera inconsciente cuando comienzo a notar que las pulsaciones se me aceleran. Pero para hacerlo, necesito sentarme en algún lugar y si me da el sol, mucho mejor. Los rayos de sol en mi piel consiguen calmarme en momentos de ansiedad. Yo que sé, cosas mías, déjame.

Y ya está. Estas son las 3 cosas que puedo hacer cuando la ansiedad me da en cualquier lugar impredecible.

Porque cuando te da, te da, ¿eh?. Que no puedes ir en metro, de repente tener ansiedad y decirle al conductor “mire, disculpe, que me está dando ansiedad, puede usted no parar hasta mi parada que quiero llegar rápido”.

Alguien quizá se estará preguntando:

¿Y por qué no te tomas un ansiolítico? Pues por varias razones.

  • Porque llevan lactosa y soy intolerante. Boooom. La semana que me las recetaron y estuve tres días tomándolos sin saber que no podía, fueron suuuper divertidos.
  • Porque aunque pudiera, el efecto no es inmediato y quizá para cuando me hiciera efecto, ya he conseguido reconducir la situación yo solo. Y yo no puedo preveer cuando me va a dar ansiedad.
  • En mi caso, la ansiedad es algo muy psicológico, derivado de mis problemas intestinales y en ocasiones va acompañada de estos, pero en ocasiones no. Y creo que es responsabilidad mía entender cuándo es ansiedad y cuándo tengo problemas intestinales, cosa que aún me cuesta diferenciar. Lo que me lleva al siguiente y último punto.
  • Prefiero ir a terapia. Si me tomara una pastilla cada vez que me comienzo a encontrar mal, lo único que haría sería matar moscas a cañonazos. Es preferible (en mi caso, repito), acudir a terapia para entender mejor mi mente y mi cuerpo.

Nota: todo esto, hablado con mi psicóloga, psiquiatra, médico digestivo y doctora de cabecera. No soy antimedicamentos. Simplemente en mi caso, se ha considerado que es mejor así, aunque no sea lo más fácil. Ten en cuenta que para mis problemas intestinales ya tomo varias cosas.

Para ir terminando, un consejo, porque a mi esto de la ansiedad me ha provocado, entre otras cosas, que mi vida social se vea reducida drásticamente, pues el simple hecho de pensar que te puede dar, ya te provoca ansiedad. Es una mierda, pero es así. Por lo que poco a poco y sin darte cuenta, cada vez quedas menos con la gente.

En cualquier caso y como estoy trabajando en esto, el consejo es que si quedas con alguien, de antemano le avises de que tienes ansiedad y que si de repente te encuentras muy mal, que no se asuste si comienzas a respirar muy profundamente o si necesitas escuchar música. O si comienzas a oler una crema de manos.

Que queda raro, si, pero oye, como dijo aquella niña “es mejor eso que morir”.

No quiero terminar este post sin recomendarte el libro “El fin de la ansiedad” de Gio Zararri y que a mi me ha ayudado mucho a entenderla y a relativizar muchas situaciones.

Si lo compras desde este enlace de afiliado, me llegará para media infusión de sobre barata:

El fin de la ansiedad: El mensaje que cambiará tu vida (Libro práctico)

En fin, que mucho ánimo a toda la gente que sufre ansiedad, la mayoría posiblemente sin saberlo. Si crees que puedes tener ansiedad, acude a un profesional rápidamente. O a tu médico de cebecera. Pero haz algo. No hagas como yo y te tires años pensando que simplemente es un dolor de estómago.

Lo normal para tu cuerpo es estar bien. Cuando algo no esta bien, el cuerpo avisa. Si detectas alguna irregularidad, posiblemente sea una señal de que algo no va bien. Un día, vale. Dos, te lo piensas. Pero si notas que algo extraño, no des nunca por sentado lo que te pasa y pide ayuda.

Un abrazo y mucho ánimo. No estás solo/a.

Posted in PersonalTaggs:
Write a comment